Una negociación opaca

Los últimos dias han sido intensos. La negociación sobre la reforma de las pensiones ha entrado en su recta final (el Gobierno de España, coaccionado por el FMI y los mercados con su amenza de bancarrota + plan de salvamento, se retractaba el pasado mes de Diciembre para adelantar el plazo dado a sindicatos y patronal desde el final del primer semestre de 2011 a finales de Enero). Sin embargo, el contenido de éstas apenas están trascendiendo. En medio de una nueva cortina de humo centrada en la incombustible ETA, apenas podemos leer lineas en la prensa sobre el desarrollo de las mismas.

La edición digital de elmundo.es publicaba el pasado sábado un corto artículo titulado “Termina sin acuerdo la reunión entre Gobierno y sindicatos sobre las pensiones” . En el mismo se informaba de que tras 14 horas de reunión no se habían alcanzado acuerdos y que las negociaciones, llevadas a cabo en un lugar que no ha sido desvelado, continuarían durante el domingo.

Uno de los principales escollos de la negociación, que ha comenzado en la mañana de este sábado, en torno a las 10.00 horas, ha sido el retraso de la edad de jubilación, que el Gobierno quiere situar en los 67 años y que rechazan frontalmente los representantes de los trabajadores, que han amenazado con una nueva huelga general (la segunda tras la del 29 de septiembre en contra de la reforma del mercado de trabajo).

Actualmente, para calcular la pensión se tienen en cuenta los últimos 15 años de vida laboral del trabajador, una cifra que el Gobierno pretendía inicialmente ampliar a 25 años y que los sindicatos son también reticentes a variar excesivamente. Para intentar llegar a un acuerdo, el Ejecutivo está dispuesto a rebajar esa edad a 65 años para los trabajadores que hayan cotizado 40 años o más, según fuentes conocedoras de las conversaciones. No obstante, el ministerio de Trabajo señala que todas las posibilidades están abiertas y que se barajan diferentes alternativas.

 En realidad se trataba de la segunda jornada de negociaciones que acabaría sin acuerdos. Identico destino e idéntica falta de cobertura siguió a las reunión del domingo que también acabaría sin acuerdos. Elmundo.es publicaba ese dia en un escueto artículo:

“…han decidido continuar negociando mañana. Las fuentes no han revelado a qué hora comenzará mañana la reunión, ni dónde tendrá lugar, secretismo que se ha mantenido durante todo el fin de semana.”

El vicepresidente primero del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, algo atareado desmantelando comandos de ETA, le dedicaba unas palabras a la negociación subrayando la voluntad de lograr el consenso en la reforma del sistema de pensiones, y asegurando que las reuniones con los sindicatos se prolongarían con este objetivo “mañana, pasado y al otro”, si es necesario. Sin embargo, el consenso del que habla es el mismo que se buscaba en la época de Aznar: el consenso de lo que yo pienso. De hecho, no dudaba en recordar que los miembros del Ejecutivo aprobarán la reforma “solos o acompañados”.

Estas palabras las confirmaba Zapatero en el día de hoy asegurando que “habrá reformas con o sin consenso”  y que en el primer semestre del año se van a culminar aquellas emprendidas en materia de finanzas, pensiones y empleo. Luego interpretaba al policia bueno diciendo  que “el Gobierno seguirá tratando de alcanzar el mayor grado posible de acuerdo político y con los interlocutores sociales”, porque considera que las reformas que antes surten efectos son las “compartidas”. Ha insistido en que es “imprescindible” retrasar la edad de jubilación a los 67 años por “razones demográficas”, por el aumento de la esperanza de vida y por la evolución de la pirámide de población. “Actualmente”, ha dicho, “hay cuatro personas en edad de trabajar por cada pensionista. En 2050, habrá 1,5 personas”. La evolución demográfica es impredecible, hace unos años España se hacía vieja, luego el boom de la emigración devolvió los niveles de natalidad a cifras del pasado. De verdad puede usarse dicho argumento para justificar esto?

Como prueba de la credibilidad de su corte democrático cabe señalar que el discurso fue pronunciado  durante la presentación del ‘Informe económico de 2010’ ante un nutrido grupo de empresarios y con la llamativa ausencia de los representantes de los sindicatos mayoritarios.  

T. Stevenson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s