Ecología y Cambio Climático: la espiritualidad del Siglo XXI?

Mientras escribimos esta entrada, el film de ficción “Avatar” bate récords de taquilla en todo el mundo. Tiene ésto algo que ver con la calidad de su guión? No nos lo parece, pues no se trata más que de un “random paste” futurista de otras películas anteriores como Pocahontas o Dances with wolves (Bailando con Lobos). Cuál es, entonces, el secreto de su éxito? Esta se mueve en el terreno de los sentimientos, campo en el que la Elite está enfocando todos sus esfuerzos. Concluida la globalización es ahora tiempo de proceder hacia un gobierno único. Para imponer esta situación se recurrirá, como ya hemos puesto de manifiesto en múltiples ocasiones en OR, a factores económicos (la crisis financiera global), de salud (pandemias que amenzen al mundo y exijan una respuesta única), desastres naturales (Tsunamis, terremotos, etc), terrorismo (AlQaeda, guerra al terror, etc). Todos estos parámetros se están ofreciendo al ciudadano medio como aspectos que hacen necesaria, ya, una gestión única de los recursos naturales y humanos del planeta. Pero a pesar de que el gobierno único se presentará a su debido tiempo como la única solución para la prosperidad de nuestro planeta, ya se está preparando a la población para que “entienda”, apoye, justifique y demande este drástico cambio. La premisa es bien sencilla: incentivar el sentimiento de ser humano global sobre el de ciudadano nacional de una determinada República. Para ello es necesario potenciar todo aquello que nos une como seres humanos y recurrir a los resortes psicológicos adecuados que nos sensibilicen sobre dichos aspectos. En este contexto la maquinaria multimedia de la Elite trabaja a todos los niveles para conseguir potenciar ese sentimiento de unión planetario.

Es evidente que uno de los terrenos más potentes para acentuar la unión de personas iguales, es el plano espiritual. Resulta necesario crear una espiritualidad global que trascienda naciones y costumbres. Un espacio común para el encuentro de personas de todas las etnias, nacionalidades, religiones y costumbres. Una espiritualidad de dichas características tiene que basarse en algo que sea común a todos los seres de este planeta. Qué es lo que todos tenemos en común? La respuesta es: nuestro propio planeta, La  Tierra. Toda espiritualidad necesita de un ente al que adorar, en este caso recurrir al concepto de Gaia es tremendamente útil. Por un lado, Gea o Gaya (en griego antiguo Γαῖα Gaĩa o Γαῖη Gaĩê, ‘suelo’ o ‘tierra’) es la diosa que personifica la Tierra en la mitología griega. Es una deidad primordial y ctónica en el antiguo panteón griego y se la consideraba una Diosa Madre o Gran Diosa. Su equivalente en el panteón romano era Terra. Por otro lado, tenemos la teoría de Gaia según la cuál el planeta puede ser visto como un todo . Según la wikipedia, la hipótesis de Gaia es un conjunto de modelos científicos de la biosfera en el cual se postula que la vida fomenta y mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando al entorno. Según la hipótesis de Gaia, la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente, un gigantesco macro-organismodonde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio). La teoría fue ideada por el químico James Lovelock en 1969 (aunque publicada en 1979) siendo apoyada y extendida por la bióloga Lynn Margulis.

Una vez encontrado el Dios (Diosa en este caso), hay que crear las condiciones que nos lleven a adorarla. Por poner un ejemplo, en el caso de Jesús éstas consisten en su sufrimiento personal al igual que el de su pueblo. Parece, pues, que hay que crear una línea argumental que coloque a Gaia (osea al planeta Tierra y a todos los seres vivos globales que lo componemos) en una situación de amenaza (cambio climático… nótese que este concepto está asociado básicamente a la contaminación atmósferica y deja fuera de consideración otras formas de polución que afectan igualmente a la calidad de vida en nuestro planeta, como la contaminación del suelo, de los mares, etc). Siendo nosotros, el ser humano, los seres vivos de este planeta  que hemos colocado a la Diosa Gaia em dicha situación, es a nosotros a quienes nos corresponde hacer algo para re-establecer el equilibrio. Cual és la respuesta que debemos afrontar? La Elite nos lo pondrá en bandeja: un profundo cambio social, económico y energético que salve a Gaia, nuestro planeta y a cada uno de los seres vivos que vivimos en él. Sin embargo, este cambio se está diseñando para el propio beneficio de la Elite y, aún más importante, para progresar en la conversión del capitalismo actual hacia una nueva forma de Oligarquía más evidente y, probablemente, menos diplomática. El componente emocional es de tal magnitud que los resultados no se están haciendo esperar. El propio Vaticano (viéndose amenzado por esta nueva forma de espiritualidad) se ha mostrado molesto con Avatar y esta nueva doctrina.

El ecologismo new age lo inunda todo  

La maquinaria pesada de la Elite se pone al servicio de esta breve pero potente nueva “pseudo-religión” (en OR pensamos que no deberá perdurar a la consecución de los objetivos y que la religión judeo-cristiana, según la opinión de algunos autores, será la religión global oficial). Cantantes como Juanes nos recuerdan que es Tiempo de Cambiar (Time to change). Películas como 2012, Una verdad incómoda, El dia después de mañana, Artic Tale, Tormenta Perfecta, etc nos atemorizan sobre lo que podría suceder si no protegemos a Gaia y, lo peor, crean la ilusión en nuestra mente de que cataclismos en la exagerada escala que nos ofrecen dichos filmes (gigantescos tsunamis, terremotos, etc) pueden acontecer de modo natural en la vida real. Esto justifica en la mente del ciudadano medio la plausibilidad de que acontecimientos como el tsunami en el Oceano Índico en 2004 sean de origen natural (resulta ineteresante comprobar como, según datos de la wikipedia, la mayor parte de los tsunamis más importantes de la historia se han producido en los últimos 20 años y ninguno de estos últimos ha afectado a  Europa o EEUU). Otras películas, entre las que podemos incluir a Avatar, nos recuerdan la crueldad del ser humano hacia otros seres vivos y la destrucción de su entorno (la Gaia alienígena  ha sido llamada Eywa, para que nuestro subsconsciente haga una fácil analogía, y es un macroorganismo del planeta Pandora que conecta a los diferentes seres que poblan dicho mundo).

Pero esto no se detiene aquí. Los supermercados contribuyen a esta causa cobrándonos por las bolsas que nos suministran escudándose en la necesidad de salvar al planeta. En los informativos de todas las cadenas se han dedicado horas para hablar sobre la pasada cumbre de Copenhage y denunciar el inmovilismo de los políticos frente a la amenaza que se cierne sobre Gaia. A ciertos directivos de Greenpeace (organización financiada por la Elite) se les deja entrar a Palacio con sus mensajes para que su detención cause revuelo en el público… Toda esta presión social llevará a la propia población a pedir una gestión global de los recursos naturales, algo que la ONU ya está promocionando a través del llamado proyecto Gaia (al que ya le dedicamos un post anterior en OR). Todo esto tras dos años en los que los defensores del cambio climático no pueden hacer mucho ruido hablando de sequías, desertización, etc.

T. Stevenson 

2 Respuestas a “Ecología y Cambio Climático: la espiritualidad del Siglo XXI?

  1. Hola:
    Tu artículo es un cúmulo de criticas y lamentos.
    En sintesis ¿que propones como alternativa?
    Hasta pronto.

    • Estimado Orlando,
      OR no es high-tech propaganda como muchos otros medios alternativos. No estamos subvencionados por nadie. Nos dedicamos a intentar desenmascarar las estrategias de la Elite oligarca, muchas de las cuales son prácticamente invisibles para la sociedad gracias a la desinformación y confusión de las informaciones diseminadas por sus propios medios de comunicación y en algunos paises gracias al control sobre el doblaje.
      Como tal, nuestras informaciones (usted las calificó como críticas) no pretenden encaminar al lector hacia ninguna ideología ni a tomar ningún tipo de acción. En caso de buscar una alternativa, esta debería ser una labor colectiva en la que las diferentes esferas de la sociedad estuviesen implicadas. Esto sólo podrá ocurrir en el momento que todos esos estratos tengan conocimiento del sistema en el que viven realmente (no el que nos pintan los medios de comunicación).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s