Tiene un blog-denuncia? Quizá forme parte de la lista de terroristas del FBI

Venimos hablando de las diferentes cortinas de humo que la Elite viene creando, gracias a sus potentes armas psicológicas (como los medios de comunicación masivos), para apartar de la escena aquellos hechos que no deben recibir más atención de la necesaria. En este contexto, Internet  es un oasis en el que podemos encontrar numerosas y valiosas informaciones (dejando a parte la fracción que también les pertenece en la red) sobre todo lo ignorado en los medios (o “negado”, puesto que lo que no está en los medios “no existe” para el ciudadano). El control y manipulación de Internet es, pues, un objetivo prioritario para la Elite.

En los últimos años hemos visto como la pirateria a través de la red ha proliferado de manera exponencial, sin que ello haya generado ningún tipo de acción de peso por parte de la industria. Aunque en ciertos casos la Justicia es la que les niega la razón (algunos jueces), la propia industria podría haber tomado la iniciativa (p.ej. con un cambio de soporte). Contrariamente, el mundo digital ha integrado todos los formatos para que todo sea tan sencillo como un juego de niños. Considerando que la piratería informática no es cosa de hoy, por qué no se han usado todavía estos argumentos a pesar de las masivas pérdidas económicas? Podrían conjugarse estos argumentos, junto con a otros relacionados con el terrorismo, para justificar la implementación de legislación más reestrictiva para la red en un futuro próximo? Esto es más que probable y de hecho ya se está intentando aplicar. El desarrollo de nueva legislación “antiterrorista” o “antipiratería” para la red buscará poder silenciar aquellas páginas incómodas. De hecho, ya se vienen llevando a cabo los primeros pasos en este sentido: el Gobierno Español ha mostrado recientemente su intención de crear un organismo censor en el Ministerio de Cultura con capacidad para cerrar y bloquear páginas web sin necesidad de resolución judicial de un modo encubierto. Esto ha creado malestar dentro de la comunidad internauta de dicho pais y una respuesta colectiva. En otros paises como Francia, se aprobó recientemente legislación que permite bloquear a un usuario por el uso “fraudulento” de la red. Actos terroristas y delictivos serán asociados a Internet de un modo creciente.  Por qué no se han pasado todavía esta legislación a gran escala? Sencillo, porque aún no interesa. La red es la que está acelerando el sentimiento de unión planetaria que se busca crear con el movimiento asociado al (secuestrado) ecologismo y el cambio climático. Recientemente hemos comprobado como la red es una herramienta primordial, para que ciudadanos de diferentes partes del planeta planeen acciones conjuntas para demostrar la necesariedad de actuar frente al calentamiento global (fenómeno aún bastante controverso desde un punto de vista científico). Sin Internet será imposible crear un sentimiento de unión planetaria que justifique la existencia de un gobierno único liderado por la ONU y, por lo tanto, Internet no se “tocará” significativamente (osea de un modo radical) hasta que esto se consiga. Sin embargo, hasta que llegue dicho momento, parece que algunas de las agencias de inteligencia norteamericanas están clasificando a ciertos websites, sus creadores y sus usuarios en una lista negra asociada al terrorismo.

1600 nuevos nicknames por día se incluyen en la lista terrorista norteamericana.

 A principios de Noviembre el Washington Post se hacía eco sobre los nuevos datos publicados por el FBI sobre la lista de “supuestos” terroristas que maneja dicha organización.

Un artículo firmado por Walter Pincus, revelaba que en un periodo de 12 meses (acabado el pasado mes de Marzo) los servicios de inteligencia de los EEUU habían sugerido unos 1600 nombres diarios para formar parte de la polémica lista tan sólo con el argumento de existir una “sospecha razonable” para ser incluidos en ella. Estas conclusiones fueron elaboradas en base a datos presentados por el FBI ante Comité Judiciario del Senado en el mes de Septiembre y publicados en la última semana de Octubre.

Según Pincus, el FBI significó que cada uno de los nominados “no representan necesariamente a un nuevo individuo sino que podría ser un alias o un nuevo nickname de una persona previamente vigilada”. Se dice que la interminable lista contiene más de 400,000 nombres únicos y más de un millón de entradas totales. Al citado Comité, se le dijo que diariamente se modificaban informaciones sobre 4800 miembros y se borraban otros 600 (la organización juega cada día a ser Dios). Menos del 5% de la gente que figura en la lista son ciudadanos de los EEUU o inmigrantes legales (lo cual nos da una indicación del grado de alienación de la sociedad estadounidense y al mismo tiempo nos incita a echarnos a temblar). El nueve por ciento de aquellos presentes en la lista de terroristas, también lo están en la “no fly list” de Gobierno (una lista secreta, creada y mantenida por el Gobierno de los EEUU, de gente a la que no le está permitida la entrada o salida a dicho pais mediante un vuelo comercial), según fuentes del FBI.

Estas informaciones se han obtenido de las respuestas del director del FBI, Robert S. Mueller III, a las preguntas de algunos miembros del Comité Judiciario del Senado. Las respuestas se hicieron públicas en la última semana de Octubre por Secrecy News.El Senador Russell D. Feingold , quien ya había mostrado preocupaciones anteriormente sobre algunas de las nuevas técnicas de investigación del FBI para dilucidar a posibles terroristas, criminales o actividades de inteligencia extranjera, requirió nueva información sobre las actividades de la agencia. Antes del 11-S, el FBI necesitaba indicios de que una persona y/o grupo pudiera estar incriminado en actividades ilicitas antes de abrir una investigación preeliminar. Sin embargo, bajo la legalidad actual dicha información no es necesaria. Esto llevó a Feingold a preguntar sobre cuántas valoraciones iniciales se habían efectuado y, de éstas, cuántas habían llevado a investigaciones reales desde que las nuevas normas entraron en vigor en Diciembre de 2008. El FBI dijo que la respuesta era delicada y que sólo sería suministrada como información clasificada. Breves descripciones sobre los diferentes tipos de valoraciones iniciales efectuadas, le fueron suministrada a Feingold: Las averigüaciones pueden ser iniciadas por agentes individuales de modo proactivo, lo que significa que éstos pueden iniciarlas por si mismos o en respuesta a una posible amenaza. Otras valoraciones se llevan a cabo para identificar o recoger información sobre posibles objetivos o terroristas o para ayudar a la inteligencia estadounidense en asuntos relacionados con servicios de inteligencia extranjeros. Feingold se refirió a una auditoria  de Noviembre de 2008 realizada por el Departamento de Justicia, para mostrar que en 2006, unos 219000 “consejos” del publico llevaron al FBI a determinar que había unas 2800 amenazas terroristas e incidentes sospechosos ese año.”Independientemente de las fuentes informantes, la política del FBI requiere que cada amenaza o incidente sospechoso reciba un cierto nivel de revisión y/o evaluación sobre su nexo potencial con el terrorismo”, dijo la auditoría.

La lista de prohibición de vuelo

La anteriormente descrita No Fly list, nació de otra lista del FBI. La misma contenía tan sólo 16 nombres el 11 de Septiembre de 2001. A estas personas se les prohibía el transporte porque “presentaban una amenaza específica, conocida o sospechada, para la aviación” (Wikipedia). La lista había crecido a más de 400 nombres en Noviembre de 2001, cuando las responsabilidades de su gestión fueron traspasadas a la Federal Aviation Administration.

A mitad de Diciembre de 2001, dos listas fueron creadas: la “No Fly List” conteniendo a 594 personas a las que se les negaba el transporte aéreo y la “Selectee list” de 365 personas que debían ser registradas más cuidadosamente en los aeropuertos. En Diciembre de 2002, la No Fly List contenía más de 1000 nombres. El programa 60 Minutos revelaba el 8 de Octubre de 2006 que habían conseguido una copia de la lista fechada en Marzo de 2006 y que contenía 44000 nombres.  En Abril de 2007, la “terrorist watch list” administrada por el Centro de Seguimiento del Terrorismo (TSC), el cual está controlado principalmente por el FBI, contenía 700000 entradas. Un año después, el número de nombres se estimaba en más de un millón de nombres y continúa expandiendose .

Sin embargo según el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Michael Chertoffdeclaraba en Octubre de 2008 que la “No Fly list” contenía tan sólo 2500 names, con unos adicionales 16000 “selectees”, quienes “representan un riesgo de amenaza menor y, aunque reciben un escutrinio mayor, se les permite volar”. En Enero de 2009, Marcus Holmes estimaba, de modo conservador, los costes totales del programa en 536 millones de dólares desde el 11-S y se preguntaba si los beneficios de la lista compensaba el ingente coste.

Nombres controvertidos

Entre otros casos cabe destacar: 

  • Walter F. Murphy, Profesor de Jurisprudencia en Princeton, afirmó que el siguiente intercambio tuvo lugar en Newark el 1 Marzo de 2007, donde le fue negado el billete de embarque “porque estaba en la Terrorist Watch list”. El empleado de las aerolineas preguntó “Ha participado en alguna marcha por la paz? Le prohibimos volar a un montón de gente por esto”. El profesor Murphy dijo ” que no había marchado, pero había dado una clase en Princeton en Septiembre de 2006, televisada y colgada en internet, en la que era muy crítico con George Bush y sus continuas violaciones de la constitución” a lo que el empleado contestó, “será eso”.
  • En Septiembre de 2004, le fue negada la entrada a los EEUU al ex-cantante pop Cat Stevens (quien se convirtió al Islam y cambió su nombre a”Yusuf Islam” en 1978) después de que su nombre fuese encontrado en la lista after his name was found on the list.
  • En Octubre de 2008, fue revelado que miembros de la policia del estado de Maryland clasificaron a 53 activistas políticos no violentos como terroristas e introdujeron sus nombres e información personal en las bases de datos federales y estatales con etiquetas identificándolos como sospechosos de terrorismo. Más tarde se reveló que dichos individuos y las organizaciones habían sido colocados en las bases de datos debido a una operación de vigilancia que tenía como objetivos a oponentes de la pena de muerte y la guerra de Irak.
  • En Abril de 2009, el TSA rechazó la autorización para cruzar el espacio aéreo de los EEUU a un vuelo de Air France, que se dirigía desde Paris hacia Mexico, porque transportaba al periodista Colombiano Hernando Calvo Ospina, quien había criticado fuertemente la política de extrangería de los EEUU.

T. Stevenson (probablemente uno del millón de sospechosos en la lista)

Una respuesta a “Tiene un blog-denuncia? Quizá forme parte de la lista de terroristas del FBI

  1. Pingback: Evidencias para cuestionar la existencia de AlQaeda « Oligarquía Revelada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s