Cual será la siguiente cortina de humo global?

Ante el caracter ocultador y preparatorio de la lluvia de cortinas de humo que estamos detectando en los últimos tiempos, Victor Thorn se preguntaba en un artículo titulado “Manipulación del Caos: Un punto fuerte de la Elite Global”, publicado en American Free Press,  sobre las posibles consecuencias de una nueva operación de fraude global al estilo de los atentados del 11S:

“Quien sería capaz de calcular el efecto de la aparición de otro terrorista doméstico de bandera falsa como Timothy McVeigh? Este tipo de escenarios parece bastante plausible debido a que la Elite ha usado históricamente las crisis para desorientar a la población y llevarla a un estado de “shock” del que puedan aprovecharse para intentar aprobar legislación que ya había sido escrita con mucha anterioridad (p. ej., los dos niveles sucesivos de la Homeland Security y la Patriot Act, aprobadas gracias a los acontecimientos de Oklahoma City y del  11S).

  Según Thorn, estos escenarios de “caos controlado” son arrojados contra el publico a través de los medios de comunicación intimidándolo de un modo casi mágico. La emergencia anula la iniciativa y la gente se vuelve mucho más abierta  y mejor dispuesta para aceptar ciertas “sugerencias”. Nos centramos tanto en la miseria y el desastre que se puede abusar de nuestros intereses antes de que nos demos cuenta. Prosigue Thorn y advierte que “estos arquitectos de la catástrofe prosperan gracias a la tragedia. Para ellos es una oportunidad que no es ni benigna ni está exenta de sangre. Volviendo al 11 de Septiembre de  2001 y con las masas en estado de shock, los líderes del gobierno implementaron nuevas regulaciones en una especie de proceso de re-diseño social. Para alcanzar el éxito, los oligarcas ocultos del NWO tenían que crear primero una repentina sensación de soledad donde nuestra resistencia se viese disminuida por la desorientación causada al ver los rascacielos cayendo y a un avión estrellándose contra el pentágono.  De repente, tras ser invadidos por la primera vez, los ciudadanos americanos (y del resto del mundo) dejaron de vivir en el mundo en el que solíamos hacerlo. La antigua narrativa global fue alterada en un solo dia”.

Rahm Emanuel, calificado por Thorn como el principal matón de Barack Obama, bromeaba recientemente: “Nunca dejes que una crisis seria se desperdicie”.

Los elitistas del Nuevo Orden Mundial saborean estos momentos. Para ellos crisis significa acción tanto si se trata de un desastre natural como si hablamos de un colapso económico orquestrado, guerra, terrorismo o la inestabilidad de un golpe de estado.” 

Tras el impacto provocado por dicho tipo de acontecimientos, los manipuladores nos ven (de un modo verdaderamente Maquiavélico) como pizarras vacías en las cuales pueden escribir sus nuevas ideas sin apenas resistencia. Una especie de terapia de electroshock en la que se distoriona o anula la personalidad de los pacientes tan solo para reemplazarlas por una nueva y “reformada”. Estos conceptos van implícitos en los planes de Obama de “transformamiento fundamental de America.”

Tras el diluvio (real o, muchas veces, tan sólo en el terreno perceptivo), un marco ya ha sido creado para condicionar la aprobación de nuevas leyes. Para la Elite el desastre es igual a beneficios, y para ello se necesita el emerger y la atemorización respecto a un nuevo enemigo. Para reforzar sus planes, grandes dosis de propaganda son diseminados entre la población. “si eres un patriota y amas la libertad, tienes que defender a tu tierra y apoyar nuestra guerra contra la tiranía“. El propio Obama afirmaba recientemente que “la guerra es necesaria para mantener la paz“. Por supuesto, la oposición debe de ser suprimida. Thorn afirma que, entonces, si no te comportas como un autómata más dentro de un colectivo, eres acusado de antipatriota (p.ej. los  “truthers” sobre el 11S) y si persistes en el ejercicio crítico podrías ser calificado como nazi, terrorista, etc. Durante el siglo pasado, una profecia Orweliana de guerras y enemigos consecutivos ha asolado a los EEUU. Thorn afirma que se fue desde el odio hacia los Nazis, hasta el odio a los Comunistas, los Koreanos y Vietnamitas, y al “extremismo Isalámico” de nuestros días. Mientras que la “guerra al terror” se despliega (frase de la autoría del Primer Ministro Israelí Benjamin Netanyahu), masivos beneficios fueron amasados entorno al negocio de la guerra a través de la invasión de Afganistán e Irak.

Y lo peor es que la población cae en las mismas trampas, recibe el mismo impacto de la “realidad” Orwelliana una y otra vez. En la actualidad estamos viendo como los mecanismos que culminaron con la invasión de Irak, vienen siendo activados del mismo modo en la actualidad contra Irán. La tensión es incrementada gota por gota: el programa nuclear (nadie encontró armas nucleares en Irak), las elecciones manipuladas (recuerden que EEUU financió la depuesta del Sha y colocó a los actuales Ayatollahs en el poder), acumulación de tropas en los golfos de Aden y Pérsico con excusa de los piratas somalíes, la tensión con Arabia Saudí, la supuesta invasión de un pozo Iraquí que resultaba ser Iraní, la resurrección de AlQaeda “secuestrando” a ciudadanos de los paises aliados. Los próximos pasos podrían incluir una gran cortina de humo global asociada, una vez más a AlQaeda. E inmediatamente, puede que se afirmé que Irán, además de su peligrosísimo programa nuclear, financia y forma a las milicias de AlQaeda (igual que se dijo sobre Irak) justificando del mismo modo que se hizo en el pasado la acción contra éste último. La única duda es el emplazamiento de dicha acción y quien asumirá el liderazgo de la acción. Arriesgando bastante cabe mencionar que una de las posibilidades es que esa mega-acción de bandera falsa se perpetre en Israel y que sea este mismo país el que abandere la acción militar (algo de lo que se viene hablando en el último año). 

Pero este fenómeno no debería sorprender a nadie. Gobierno en base a dichos fenómenos repentinos ha formado siempre parte del modus operandi del NWO. Financiando al Norte y al Sur durante la Guerra Civil norteamericana, la familia Rothschild (la cual también financió a Francia e Inglaterra durante las guerras napoleónicas) estuvo cerca de dividir a los EEUU en dos paises bajo la única intención de crear un poderoso banco central, objetivo que consegurían más tarde en el siglo XIX y, finalmente, en el XX con la creación de la Reserva Federal. En 1913, la legislación que permitió la creación de la misma y la introducción del famoso  impuesto “federal income tax” (anticonstitucional y planificado con el único objetivo de pagar a los banqueros dueños de la Fed los intereses asociados a la creación del dinero) permitió que nuestro peor presidente de siempre—Woodrow Wilson—nos llevase hacia la Primera Guerra Mundial. La perpetua deuda, y el correspondiente pago de intereses asociados, a un cartel banquero internacional fueron el resultado pretendido

El crack bursátil de 1929 permitió a las familias de la Elite banquera sionista como los Rockefellers, los Morgans y los Vanderbilts ganancias multimillonarias mientras que el resto vagó durante una década de Gran Depresión. , while the remainder wallowed in a decade long Great Depression. Para “rescatarnos”, Roosevelt concibió las “Nuevas Reglas” socialistas (las bases del actual sistema capitalista y que permitió a los bancos crear 9 veces dinero del ingresado, escusa que se usa hoy sin pudor, ante la ignorancia del gran público, para justificar la actual crisis económica) con Winston Churchill mientras que los japoneses bombardearon Pearl Harbor. Nuestra entrada en la Segunda Guerra Mundial llegó al poco tiempo. Para llegar a un climax de destrucción, varias bombas atómicas fueron lanzadas en Hiroshima y Nagasaki en forma de “renovación urbana”.

Los nacionalistas japoneses fueron eliminados y sustituidos por una elite de industriales globales y una decadente clase de trabajadores esclavos—“ made in Japan.” [Cien años atrás estos esclavos eran inmigrantes en America trabajando en tiendas de dulces, minas de carbón, fábricas o contruyendo el ferrocarril]En los años siguientes al tiempo que la economía norteamericana explotaba, nuestra CIA iniciaba su carrera hacia la creación de tumultos mediante la experimentación ilegal. Tras dejar su oficina en 1961, el Presidente Dwight Eisenhower advertía sobre algo que calificaba de “complejo militar industrial”. Menos de tres años más tarde, JFK era asesinado en Dallas en una especie de “golpe de estado”. Virtualmente en la misma noche, Lyndon Jhonson incrementaba dramaticamente su ayuda a Israel, incrementaba nuestra implicación en Vietnam y desencadanaba su Gran Sociedad capitalista.

La desgracia de  Richard Nixon en el escándalo Watergate despejó el camino al candidato de la Comisión Trilateral de David Rockefeller, Jimmy Carter. Más importante aún, su asesor en seguridad nacional, Zbigniew Brzezinski (también Trilateralista), engatusó a los Rusos para que atacaran Afganistan. Este evento llevó a la versión soviética de Vietnam y al consiguiente colapso económico de la URSS.

 En un acto que debe llevar a la reflexión colectiva, los mismos “guerreros de la libertad” que financiamos para batallar a nuestro enemigo de la Guerra Fria, son ahora financiados por los Rusos para que luchen contra nosotros. No les parece demasiada casualidad? ”

Parece bien claro que la bancarrota económica de los EEUU es un objetivo importantísimo en la hoja de ruta hacia el NWO. No puede existir un gobierno único si el pais de las libertades y de la democracia mantiene su soberanía y su orgullo. Por esta razón, este país es envuelto una y otra vez en guerras, hasta que su estructura económica no aguante más y haya que separarlos en repúblicas que luego serán integradas en un modelo tipo Unión Europea. Pero al mismo tiempo, las guerras que lleven a esa destrucción pueden además servir para algo: doblegar a aquellos estados más reticentes al modelo NWO ideado por la Elite banquera sionista internacional. 

Thorn prosigue afimando que los “eventos repentinos” gobiernan el mundo:

 La caida del Muro de Berlín en 1989 era imprescindible para la creación de la Unión Europea. El caso Irán-Contras (un escándalo político en los EEUU que salió a la luz en 1986 durante la Administración Reagan, por el cual figuras de la vida política norteamericana facilitaron la venta de armas a Irán, sometida a embargo, para asegurar la liberación de rehenes y financiar a la contra Nicaraguense) ocultó una vasta red de narcotráfico hacia los EEUU (incluyendo la epidemia de crack en Los Angeles). El “erróneo” ataque Israelí al navío norteamericano “USS Liberty” casi desencadena la Tercera Guerra Mundial. Los hecho de la Plaza de Tiananmen en China, abrieron la puerta a reformas dramáticas. Como resultado, China emerge como la nueva mano de obra esclava pues sus trabajadores están suficientemente terrorizados para protestar o exigir sus derechos.  

Economicamente hablando, eventos repentinos sobre el mercado de valores pueden enumerarse: el embargo petrolífero de 1973, el Black Monday de 1987, la burbuja estallida de las punto.com, burbujas del mercado bancario e hipotecario han estafado millones de los inversores (mientras que los manipuladores de Wall Street recogen vastas sumas de dinero a escondidas). Más recientemente, el huracán Katrina exilió a los pobres de New Orleans, mientras que compañías de construcción como KBR se beneficiaron maravillosamente de la reconstrucción. El mismo tipo de transformación se llevó a cabo durante el Tsunami de Sri Lanka, donde pueblos enteros pertenecientes a pescadores fueron usurpados por grandes coorporaciones para construir Resorts de lujo.”

Prosigue Thorn afirmando que con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el CFR y la Elite Bilderberiana guiando estas catástrofes con sus manos ocultas, una cita de H.L. Mencken parece más que apropiada:

El único objetivo de la política en la práctica consiste en mantener a la gente alarmada amenazándola con una infinita serie de globos sonda o cortinas de humo, todas ellas imaginarias.”

Tristemente, estos demonios se vuelven demasiado reales como todos atestiguamos en el 11-S.

Cuál será el próximo evento repentino que mande a nuestra sociedad hacia la confusión mientras crea, simultáneamente, los medios para alterar nuestro mundo una vez más?

Traducción: T. Stevenson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s