Un nuevo Barack H. Obama o un simple lavado de cara?

En los últimos meses se han producido una serie de aparentes fricciones entre Barack Obama y sus mentores sionistas de Wall Street. A juzgar por los comentarios de algunos Bilderbergs e importantes miembros del sionismo, parece que Barack Obama podría estar adentrándose en un profundo y oscuro sendero en solitario.

El diario digital elmundo.es se hace eco en su edición vespertina de unas duras declaraciones contra Obama realizadas por unos de los Bilderberg más importantes, el magnate australiano de los medios de comunicación Rupert Murdoch en su propia cadena Fox News. El dueño del conglomerado News Corp ha tachado la política de Obama de peligrosa

Pienso que se describe como un izquierdista pragmático, pero no creo que sea tan extremista. Creo que se ve como un presidente del cambio y eso implica un Gobierno más grande. No ha hecho secretos de ello. Creo que eso es peligroso“, sentenció.

Barack Hussein Obama, el hombre inicialmente elegido por CFR y RIIS para ser el presidente que asuma el fin de la soberanía de los  EEUU, podría haber iniciado una maniobra de  alejamiento respecto a la política férreamente dictada por sus mentores de Washington e iniciar un largo y peligroso camino en solitario. Él mismo podría haberlo adelantado con una frase pronunciada en una cena con la prensa celebrada el pasado 10 de Mayo:

En los próximos 100 días consideraré seriamente perder la calma

Se trata de un cambio real? o por el contrario estamos ante una estrategia de la Elite sionista para limpiar la desgastada imagen de los EEUU en el mundo musulmán? Cuáles son los síntomas del posible cambio? Obviamente, que un miembro de peso en Bilderberg como Murdock  haga ese tipo de declaraciones es suficientemente significativo. Sin embargo, esta no es la única señal. Para entender este proceso hay que remontarse unas semanas atrás en el tiempo. La fecha clave es el 19 de Mayo cuando Netanyahu visita la Casa Blanca. Obama repitió en varias ocasiones que la solución al conflicto pasa por la existencia de dos estados independientes. Además, apuntó que el bloqueo a Gaza provoca un sufrimiento a una población civil que “no tiene ni agua”, y dificulta la reapertura de las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes. Por esta razón, pidió al primer ministro israelí que “aborde” la grave situación humanitaria de Gaza. Las diferencias entre ambos quedaron patentes en el tema de Irán. A pesar de que Netanyahu y Obama se mostraron de acuerdo en que la consecución de armas nucleares por parte de Irán es un peligro para la región (lo cuál como ya hemos comentado muchas veces en Capitalismo Revelado, sólo pretende negar el desarrollo de una economía real basada en energía barata) y de que los movimientos detectados en los medios de comunicación durante las últimas semanas aparentan preparar posiciones para un posible ataque futuro a Irán (algunos lo colocan hacia Otoño de este año), Obama no quiso adelantarse  a los acontecimientos. 

El presidente de los EEUU se negó a fijar una “fecha límite artificial” en las negociaciones con Teherán, tanto a las que lleva a cabo la comunidad internacional, como a las bilaterales entre los EEUU e Irán. No obstante apuntó que a finales de año “será posible ofrecer una evaluación” sobre los esfuerzos de normalizar las relaciones con el régimen de los mullahs.

Irán se encuentra en mitad de sus elecciones. Y ese no suele ser el mejor tiempo para hacer negocios“, razonó Obama, que advirtió que no se puede esperar que todos los conflictos y discrepancias con Irán se resuelvan a corto plazo, pero considera que de aquí medio año ya será posible ver si Teherán realmente está comprometido o no con el diálogo.

La tensión entre Obama y el sionismo (sea esta real o no) escenificó una nueva vuelta de tuerca hace tan sólo una semana después de la comparecencia de Obama en El Cairo el pasado 4 de Junio en la que lanzó un mensaje de confraternización al mundo musulmán.

El presidente defendió el derecho de los palestinos a un Estado, condenó los asentamientos judíos en Cisjordania, lamentó el sufrimiento de las familias en Gaza, invitó a un diálogo sin condiciones a Irán, reafirmó su alianza con Pakistán e Irak y elogió a Turquía, Indonesia y Arabia Saudí. Nunca un presidente de EEUU se había dirigido en unos términos semejantes a los musulmanes. «EEUU y el Islam no están en guerra. Tenemos la responsabilidad de trabajar juntos para lograr el mundo que queremos», dijo en un discurso en el que abundaron las invocaciones al diálogo y al respeto basados en «la tradición plural» de la comunidad islámica.

Obama subrayó incluso que la herencia musulmana forma parte de la identidad cultural de EEUU, recordando que Thomas Jefferson defendió la Constitución de EEUU con citas del Corán. Y no dudó en hacer una meridiana autocrítica de los errores cometidos en el pasado, subrayando que no son tolerables excesos como las torturas y los internamientos sin garantías judiciales en Guantánamo. Casi al mismo tiempo que pronunciaba estas palabras, la UE acordaba el procedimiento por el que serán acogidos en los próximos meses los presos de la base de EEUU en Cuba. Al referirse al conflicto de Oriente Próximo, afirmó que la situación de los palestinos es «intolerable» y comparó su lucha con la de los negros de EEUU por sus derechos. Obama fue categórico al afirmar que la única solución pasa por crear un Estado palestino, algo que no acepta el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Las críticas vinieron sobre todo del lado conservador, como John Bolton, embajador de EEUU en la ONU durante la presidencia Bush. Ya incluso antes de que Obama pusiera sus pies en Egipto el ex candidato republicano Mitt Romney le acusó de organizar ‘tours del perdón’ por varios países del mundo, cuando EEUU no tienen de que excusarse.

Algunas críticas también llegaron desde la bancada demócrata en el Congreso, pero fueron más tibias. Elliot Engel, un congresista demócrata de Nueva York afín al lobby pro-israelí, reconoció que no “le había gustado” la mención a la congelación de los asentamientos judíos en Cisjordania, especialmente porque Obama no la vinculó directamente con exigencias al bando palestino.

Uno de los principales lobbies declarados pro-israelís, AIPAC, ya ha empezado a calentar motores en previsión de futuras tensiones entre Washington y Tel Aviv. El mes pasado empezó a circular una carta por el Congreso dirigida a Obama en la que se pide que EEUU “sea a la vez un mediador que inspire confiaza, y un devoto amigo de Israel. La carta ya ha sido firmada por 329 congresistas, y y 76 senadores”.

Ahora bien, si se analiza el conjunto de análisis publicados en la prensa estadounidense, estas voces fueron más bien minoritarias. Más indicativas fueron las reacciones de los gigantes afines al sistema, en su editorial, ‘The New York Times’ decía que después de “ocho años de arrogancia”, en el discurso de Obama “reconocieron a Estados Unidos”. La ausencia de críticas significativas en dichos  mass media, hace sospechar que esta escenificación podría tratarse tan sólo de un lavado de cara que permita introdocir en la población una separación mental entre sionismo y poder político y financiero. Una especie de vuelta atrás en el tiempo, hacia una época en la que todo se llevaba con más sigilo.

La reacción oficial del sionismo israelí representado por Netanyahu tampoco  se hizo esperar ante tal amenaza hacia sus intereses. El pasado 7 de junio elmundo.es publicaba un artículo en el que una fuente allegada al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en cuyos oídos sigue retumbando el eco de las palabras del presidente norteamericano Barack Obama en El Cairo pronunciaba un “No pinta nada bien“. 

Netanyahu dijo despertarse asustado al leer los diarios israelíes donde filtraban supuestas declaraciones suyas. Ha desmentido lo que, según el periódico Yediot Ajaronot, afirmó en privado: “La presión de EEUU no conseguirá sus objetivos. Su exigencia de cesar la construcción en las colonias ya existentes no es justa y por eso no la frenaremos. No nos imaginamos que las diferencias fueran tan profundas. Pensábamos que la discusión se centraría en como frenar al irán nuclear“.

Y añade: “La exigencia de Obama de frenar la construcción de forma inmediata no es legítima. No tengo intención de aceptarlo y por eso seguiremos construyendo, algo que cuenta con el apoyo de la mayoría de Israel“.

Hay que añadir a estas señales la disputa dialéctica mantenida hace unas semanas con otro Bilderberg, el ex vice-presidente durante el mandato de Bush (y uno de los máximos responsables del escándalo de Güantánamo que podría ser juzgado en un futuro próximo si prosperan los supuestos planes de Obama y algunas amenazas que vienen desde el extrangero como el auto internacional dictado por el Juez Garzón para investigar este asunto), Dick Cheney (también involucrado en la patraña de las gripes aviar y porcina, siendo accionista de la empresa fabricante de Tamiflu). Como consecuencia de la presión a la que está sometido el ex-vicepresidente, y toda la administración anterior, Cheney cometió un error antológico en medio de la disputa dialéctica con Obama afirmando que  los terroristas “volaron” el World Trade Center. En lo que podría denominarse lapsus Freudiano, las palabras de Cheney podrían suponer una revelación sobre lo que verdaderamente sucedió el 11 de Septiembre de 2001, coincidiendo con las numerosas teorías construidas por investigadores independientes en base a las evidencias recogidas por la comisión de investigación de los atentandos y que apuntan a que las torres fueron demolidas por explosión en lo que los americanos suelen calificar como un trabajo interno encargado por Washington a la Mossad israelí. 

T. Stevenson

2 Respuestas a “Un nuevo Barack H. Obama o un simple lavado de cara?

  1. Pingback: Adrián Salbuchi: La Tormenta Perfecta « Capitalismo Revelado

  2. Pingback: Publicitada tensión entre el sionismo y Obama. « Capitalismo Revelado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s